CANELONES
 

"RESEÑA HISTÓRICA Y DATOS VARIOS"

Como todo el sur del actual territorio uruguayo, Canelones fue poblado originalmente por indios, particularmente chaná-beguaes y charrúas.
Su vida era nómada y cambiaban de asentamiento frecuentemente, en especial con el cambio de estaciones.
El navegante portugués López de Souza escribió el 26 de diciembre de 1531, que fue recibido junto a sus hombres en las inmediaciones del actual arroyo Solís Grande (límite entre los departamentos de Canelones y Maldonado) por un grupo chaná "con grandes abrazos, llantos y cantigas muy tristes", que ofrecieron a los expedicionarios "mucho pescado y tasajo de venado".
La arqueología probó que Canelones también fue habitada por charrúas durante los veranos, y por indios guaraníes.

La fundación de la Villa de Guadalupe, denominación original de la ciudad de Canelones, se produjo en 1774 cuando los primeros colonos canarios y gallegos se establecieron en torno a la capilla dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe.

Creación formal: Villa Guadalupe nació el 24 de abril de 1783 por orden del virrey Juan José de Vértiz, pero la historia reconoce como su fundador al presbítero Juan Miguel de la Laguna.
A éste se le da la iniciativa de construir la iglesia parroquial y la gestión de las radicaciones de familias españolas después de 1774.
Familias "honradas y laboriosas" llegaron al Plata después de una larga y complicada travesía desde España.
El poblado estaba radicado en la gobernación del Río de la Plata, ejercida entonces por Juan José de Vértiz, quien años después sería Virrey cuando la región se transformó en Virreinato.
Corría el tiempo en el que una real cédula amplió la libertad de comercio permitiendo a esta zona de Sudamérica el intercambio de productos con otras Gobernaciones y Virreinatos españoles, como Perú, México, Nueva Granada y Guatemala.

Los colonos de las Islas Canarias fueron tan importantes que hasta hoy se les llama "canarios" a los pobladores de Canelones.
El nombre se debe al arroyo homónimo, en cuyas orillas abundaba el canelón, especie del monte serrano, en guaraní "capororoca", por el sonido de su madera al arder.

Población: Canelones es el segundo departamento más poblado de Uruguay; y tan heterogéneo que constituye un compendio político, económico, geográfico y social del país.
En sus 4.536 km2, poblados por 443.660 personas, la cantidad de habitantes por kilómetro cuadrado asciende a 97,8, muy por encima del 10,4 que arroja el promedio de los 18 departamentos del interior.
Incluye zonas de producción rural, balnearios de clase media, florecientes countries, ciudades satélites de Montevideo, asentamientos marginales, el principal aeropuerto del país…
La población local es joven, fundamentalmente debido a la composición de las últimas oleadas migratorias.

Población joven: El 49% de la población tenía en 1996 menos de 30 años y el 16% era mayor de 60.
Sólo el 43% nació en Canelones; el resto proviene de todo el país, básicamente de Montevideo.
La población creció más del 20% entre 1985 y 96.
Ciudad de la Costa (extendida en el Río de la Plata, entre los arroyos Carrasco y Pando) creció 92,6%, hasta 66.000 habitantes.
En los antiguos balnearios los mayores porcentajes de aumento fueron en El Pinar (198,4%) y Lomas de Solymar (172,8%).

Ciudad de la Costa: Esta localidad -que se extiende sobre la costa entre los arroyos Carrasco y Pando- experimentó un gran crecimiento por la tendencia de la población capitalina a emigrar hacia el este.
Entre 1985 y 96 Ciudad de la Costa prácticamente se duplicó: en 1985 tenía 34.483 habitantes y en 1996, 66.402.


Desarrollo Económico y Productivo

Canelones es el segundo departamento de mayor producción de Uruguay, pero su producto bruto interno (PBI) por habitante es el más bajo del país.
Con un PBI de 1.336 millones en 1997 el departamento contribuyó a generar el 7% del producto nacional y el 17,2% del producto del interior, lo que lo convierte en el líder después de Montevideo.
Sin embargo, el PBI per cápita de Canelones es de sólo US$ 3.017, el más bajo de Uruguay y casi un 30% inferior al promedio del interior del país.

La composición del producto por sectores de actividad muestra que Canelones, al igual que el resto de los departamentos de Uruguay, está orientado básicamente hacia la producción de servicios.
Sin embargo, se destaca también su importancia como productor de bienes.

Sectores de actividad: En Canelones el comercio y los servicios explican el 43,2% del valor agregado bruto departamental.
La industria manufacturera contribuye a generar el 25,1% y la actividad agropecuaria el 14,4%.
El resto del valor agregado responde a las actividades del gobierno y la construcción.

Canelones es líder nacional en producción hortifrutícola, a la que dedica unas 30 mil hectáreas y genera casi el 10% del valor agregado departamental.
La producción de hortalizas, que se suele realizar en predios pequeños manejados por empresas de tipo familiar, constituye más de la mitad del total producido en Uruguay.
El área dedicada al cultivo de frutas -mayoritariamente de hoja caduca- representa el 60% de la superficie nacional utilizada para esta actividad.
Los cítricos son el único rubro de agricultura intensiva que ha perdido peso en los últimos años.

La producción hortifrutícola de Canelones tiene dos destinos fundamentales: la venta en el mercado mayorista de Montevideo (Mercado Modelo) y la agroindustria nacional y regional.

La cadena vitivinícola de Canelones es la de mayor importancia del país y cubre alrededor de 7 mil hectáreas, que representan más de dos tercios del área nacional dedicada a uva para vinos.
En 1997 el departamento produjo el 55% del vino fabricado en todo el país.
Su liderazgo en este rubro responde a la potencialidad de sus suelos, la cercanía del mercado de mayor consumo (Montevideo) y el temprano asentamiento de inmigrantes (procedentes de España, Italia, las Islas Canarias) que conocían el oficio.
Los establecimientos dedicados a esta actividad son en su mayoría empresas familiares instaladas en las zonas de Las Piedras y Progreso.
Toda la producción de uva para vino se destina a cubrir la demanda de las bodegas del departamento, que suman cerca de 200.

Canelones también desarrolló la producción de uva para mesa cuyo cultivo ocupa una superficie de poco menos de mil hectáreas.
La actividad departamental representa más de dos tercios del total nacional.

Armado de automóviles: En Canelones están instaladas plantas de armado de vehículos que complementan algunas producciones argentinas.
Los acuerdos regionales favorecen la exportación de estas producciones que, de no existir aranceles preferenciales, no serían competitivas.

Frigoríficos: Las plantas de procesamiento de carne vacuna de mayor desarrollo del departamento son el Frigorífico Canelones, adquirido por capitales estadounidenses, el Las Piedras y el San Jacinto.
En la producción avícola se destaca la presencia de Frinavur, que faena pollos para Calpryca y Casaquinta.

Turismo: La franja costera sobre el Río de La Plata -Costa de Oro- convirtió a Canelones en uno de los departamentos de mayor oferta turística de playas del país.
El primer tramo de costa (arroyo Carrasco-arroyo Pando) se ha convertido en una "ciudad dormitorio" cuyos habitantes trabajan en Montevideo.
Pero las localidades ubicadas más al este son balnearios uruguayos típicos.
Dentro de éstos, el de mayor desarrollo es Atlántida, seguido por La Floresta y Parque del Plata.

Oferta turística: En Canelones predomina el alquiler de casas con una mayor concentración de la oferta en el segmento de dos dormitorios.
Los hoteles son pequeños y medios con comodidades que no superan las tres estrellas.


Principales Ciudades

  • Ciudad de Canelones: es la capital y centro administrativo del departamento, pero no una referencia obligada.
    En 1996 tenía 19.388 hab (sólo el 5,1% del total departamental).
    Sus primeros vecinos se afincaron en 1726 y el poblado creció luego de un loteo realizado hacia 1730.
    Villa Guadalupe, nombre original de Canelones, comenzó a tomar forma definitiva con la llegada de inmigrantes canarios y gallegos en 1774.
    Su creación formal se produjo en 1783, cuando ya tenía 70 casas, capilla, casa capitular y cárcel.
    La proximidad con Montevideo, centro geopolítico de la Banda Oriental, convirtió a Guadalupe en escenario histórico.
    Molinos, frigoríficos y diversas agroindustrias se establecieron allí a partir de 1900.
    Creación formal: Villa Guadalupe nació el 24 de abril de 1783 por orden del virrey Juan José de Vértiz, pero la historia reconoce como su fundador al presbítero Juan Miguel de la Laguna.
    A éste se le da la iniciativa de construir la iglesia parroquial y la gestión de las radicaciones de familias españolas después de 1774.
  • Ciudad de la Costa: A lo largo del Río de la Plata, entre los arroyos Carrasco y Pando, se extiende una decena de balnearios agrupados desde 1994 en Ciudad de la Costa.
    Allí se registra el crecimiento demográfico más importante del país: 92,6% entre 1985-1996.
    En ese lapso la población de Ciudad de la Costa pasó de 34.483 a 66.402, igualando a Las Piedras como la más importante "ciudad dormitorio" del departamento.
    Llegados fundamentalmente desde Montevideo, los nuevos pobladores ocuparon viviendas ya existentes o construyeron nuevas, en tanto se extendían los servicios públicos y privados.
    Se alteró para siempre la rutina de pequeñas localidades donde otrora se cultivaba la tradición uruguaya de la "casita de la playa" para fines de semana y temporadas estivales.
    Una serie de pequeños balnearios, desde Shangrilá hasta El Pinar, terminaron formando una sola área urbana.
    La Ley 16.610 del 19/10/1994 los agrupó en la Ciudad de la Costa.
    Su eje es la avenida Luis Giannattasio y está entre los arroyos Carrasco y Pando, y el Río de la Plata y la ruta Interbalnearia (aproximadamente).
    "Ciudad dormitorio": Suelen denominarse "ciudades dormitorio" a aquellas que han crecido como una prolongación de Montevideo.
    Decenas de miles de personas que trabajan en la capital del país residen en ciudades de Canelones -como Las Piedras, La Paz, Pando, Ciudad de la Costa- o de San José -como Rincón de la Bolsa-.
    Sin embargo, a medida que crecen, esas poblaciones generan también vida propia.
    Pequeñas localidades: Los balnearios de mayor crecimiento son El Pinar, que pasó de 3.479 habitantes a 10.383 (198,4%) entre 1985 y 1996; Lomas de Solymar, de 3.974 a 10.843 (172,8%); Solymar, de 6.607 a 13.942 (111%). San José, Barra y Puente Carrasco y Lagomar crecieron el 50%, en tanto Shangrilá y El Bosque, el 70%.
  • La Paz: está ubicada a 16 km de Montevideo.
    Como Las Piedras, forma parte del "área metropolitana" de Montevideo, en la que los límites urbanos se confunden.
    Tenía 19.547 hab en 1996 (creció 20,6% entre 1985 y 1996).
    Se distinguía otrora por sus canteras de piedra y granito y por sus residencias adornadas con jardines, que eran usadas como fincas de veraneo por familias de la capital.
    La zona de La Paz comenzó a poblarse en 1758, pero el desarrollo llegó en 1869 con el paso del ferrocarril y pocos años después con las primeras explotaciones de sus canteras.
    La actividad extractiva y las fincas de recreo dieron el empuje definitivo, consolidado con la radicación de industrias y rodeos vacunos provenientes del norte con destino a La Tablada de Montevideo.
    Fue declarada ciudad en 1925.
    La zona, bañada por el río Santa Lucía y los arroyos Las Piedras, Colorado Grande y Brujas Grande, es escenario de una rica producción vitivinícola.
    Canteras de piedra y granito: Los mármoles de las canteras de La Paz fueron usados en el revestimiento de edificios públicos y privados de Uruguay y Argentina.
    Los adoquines empedraron calles de la capital uruguaya y Buenos Aires.
    El pavimento asfáltico y el hormigón determinaron la decadencia de las canteras de La Paz.
  • Las Piedras: La ciudad de Las Piedras es, desde mediados del siglo XX, la más poblada del departamento (66.584 hab en 1996), posición que ahora le disputa Ciudad de la Costa.
    Las Piedras fue establecida en 1795, pero ya contaba con la capilla San Isidro y estaba poblada desde 1775 por una veintena de familias de agricultores gallegos, asturianos y canarios.
    Creció hasta convertirse en una "ciudad dormitorio" (satélite de Montevideo), aunque conserva su identidad vinculada a la producción vitivinícola (es sede del INAVI).
    Su hipódromo se convirtió en el primero del país desde el cierre de Maroñas.
    Es cuna de ilustres ciudadanos, como el patriota Manuel Freire, el historiador y político Vivián Trías, el cantante Julio Sosa y la bailarina e investigadora Flor de María Rodríguez de Ayestarán.
    Identidad de Las Piedras: La localidad cobró fama al ser escenario del primer triunfo de las armas patriotas sobre los españoles (18/5/1811).
    Elevada a ciudad en 1925, en 1900 tenía 2.200 habitantes y 50 años después, 11.400.
    Desde entonces vive un gran crecimiento: 1963, 40.670 hab; 75, 53.983; 85, 58.288; y 96, 66.584.
    El INAVI es un organismo público no estatal integrado por representantes del sector privado y del Poder Ejecutivo.
    Desde su creación en noviembre de 1987 está en Las Piedras.
    Integra la Organización Internacional del Vino (OIV) y organizó el congreso mundial en 1995 en Punta del Este. INAVI se postulará en julio del año 2000 para presidir la OIV.
  • Pando: tomó su nombre del primer colono español afincado junto al arroyo, poco antes de 1730.
    En al menos tres oportunidades (1884, 1914 y 1962) la ciudad pretendió sin éxito convertirse en capital de un nuevo departamento, el de Solís, que dividía verticalmente a Canelones.
    Desde su fundación adquirió valor estratégico al establecerse allí la "Guardia de Pando", centinela de la Banda Oriental.
    La primera diligencia llegó en 1852.
    El ferrocarril arribó en 1882 y con él la industria que aún es pujante.
    En la vieja entrada de la ciudad un monumento recuerda que allí fue herido el dirigente batllista Julio César Grauert.
    En 1969 cobró notoriedad cuando fue copada por la guerrilla del MLN-Tupamaros.
    Entre los primeros 20 pobladores que se establecieron en Pando en 1730, se encontraban el abuelo de José Artigas y el bisabuelo de Bartolomé Mitre, presidente de Argentina.
    La primera capilla fue construida en 1780.
    La iglesia definitiva se inició en 1855 apadrinada por el presidente Venancio Flores.
    Hechos Relevantes:
    "Julio César Grauert" A fines de octubre de 1933 el dirigente de la "izquierda batllista" regresaba de Minas donde había participado en un acto de oposición a la dictadura de Gabriel Terra.
    Emboscado por la Policía junto a Juan Guichón y César Minelli resultó herido e internado en un calabozo sin asistencia médica.
    Murió de gangrena en Montevideo, el 26 de octubre, a los 31 años de edad.
    "Copada por los Tupamaros" El 8 de octubre de 1969 (2° aniversario de la captura en Bolivia del "Che" Guevara), los tupamaros ocuparon la central telefónica, la comisaría, el cuartelillo de bomberos y asaltaron tres bancos.
    En un tiroteo murió una persona ajena a los hechos.
    Durante la retirada fueron rodeados por la Policía.
    Tres murieron y 17 fueron detenidos.
    Días después murió un policía herido en la refriega.
  • Progreso: En 1979 Progreso comenzó a denominarse "capital granjera" del país, en homenaje a la principal actividad de la zona.
    Ubicada al sur de Canelones, los límites de esta ciudad de 14.471 hab (1996) se confunden con Las Piedras y Juanicó.
    Comenzó a poblarse en 1745 y cobró impulso medio siglo después cuando empezaron a afincarse granjeros y comerciantes.
    A fines del siglo XIX el paraje se conocía como Arroyo del Gigante, a raíz de hallazgos arqueológicos que dieron notoriedad a la zona.
    Cuando el Ferrocarril Central del Uruguay llegó al pueblo en 1871, éste tomó el nombre de la flamante estación "Progreso".
    Se radicaron trabajadores ferroviarios, muchos de ellos ingleses, y se canalizó hacia Montevideo la producción granjera y la naciente actividad vitivinícola y aceitera.
    Hechos Relevantes:
    En 1864 el portugués M. J. Bracho estableció en el paraje un comercio, centro de actividades.
    La maestra Juana Bacco dio clases escolares en su casa y después llegó el primer médico, que venía a caballo desde Las Piedras.
    El fraccionamiento de tierras en torno a la estación de ferrocarril se realizó en 1913.
    A fines del siglo XIX restos arqueológicos fueron extraídos de las barrancas del arroyo del Canelón Chico.
    El caparazón de un inmenso gliptodonte, huesos y dientes generaron especulaciones respecto a una raza de gigantes que pobló la zona antes que los indios. Los restos están en el Arqueológico.
  • Santa Lucía: Aún conserva algo del estilo que adquirió cuando se llamaba San Juan Bautista y era un balneario de prestigio frecuentado por la alta sociedad montevideana.
    Punto de confluencia de rutas que conducen a diversas localidades de Canelones, tenía 16.764 hab en 1996 (12,1% de crecimiento en 1985-1996).
    Comenzó a poblarse a mediados del siglo XVIII con personas provenientes de Montevideo, soldados y familias españolas destinadas originalmente a colonizar la Patagonia Argentina y las Islas Malvinas.
    Su famoso hotel Oriental de 1872 se convirtió en Biltmore en 1920 para identificarse con la colonia británica de Montevideo que lo frecuentaba.
    Tras su decadencia como centro turístico, se convirtió en una zona industrial que alcanzó su apogeo a mediados del siglo XX.
    Son testigos de aquel auge el parque junto al río Santa Lucía y las actividades náuticas; o quintas como la Capurro construida en 1870, donde residió -convaleciente- J. P. Varela, o el palacio Lacueva. Otro ejemplo del estilo de vida de antaño es la Casa de la Cultura, donde residió Rodó durante su infancia.
    Orígenes de la población: En 1764 hubo una guardia para combatir el contrabando portugués y los avances indígenas, y en 1781 una fuerza de milicianos paraguayos de Pedro de Ceballos para apoyar su ataque a la Colonia del Sacramento.
    La villa se fundó el 30/11/1781, pero sus tierras estuvieron en litigio hasta 1823.
  • Soca: Sobre la base de un caserío llamado Mosquitos, Zenón Burgueño creó en tierras de su propiedad en 1873 un poblado formal, junto al denominado camino real de Maldonado.
    Burgueño, comisario y juez de paz, denominó a su pueblo Santo Tomás de Aquino, donó terrenos para la iglesia, edificios públicos, cementerio y plazas, estableció comercios y delineó el trazado de las calles.
    Pero la burocracia de la época no formalizó su existencia hasta 1879.
    Hacia 1900 tenía 250 habitantes, era centro de tránsito y comercio y sus calles estaban iluminadas por faroles.
    En 1928 adoptó el nombre de uno de sus más ilustres hijos, Francisco Soca, y se convirtió en ciudad en 1971.
    En los años siguientes, con el cambio de trazado de la ruta 8, comenzó a decaer.
    En 1996 tenía 1.764 hab.
    Hechos Relevantes:
    Zenón Burgueño heredó estas tierras de su padre, Tomás Burgueño, coronel artiguista que las arrendaba a sus propietarios originales hasta que le fueron adjudicadas.
    Zenón era idóneo en medicina y tenía en su estancia un hospital de seis camas.
    Parte del edificio se conserva en las proximidades de Soca.
    Burgueño solicitó el reconocimiento de su pueblo en 1875, tras cumplir con las exigencias legales.
    Los trámites fueron realizados por Justo Maeso y el agrimensor Pascual Ipata y casi obtienen aprobación en 1877.
    Pero faltaron ciertos detalles y precisar la ubicación de algunos espacios públicos. Hubo que esperar hasta el 18 de febrero de 1879.
  • Toledo: El primero en afincarse en el actual emplazamiento de Toledo y darle su nombre a la zona fue el soldado dragón Juan Gil de Toledo, vecino fundador de Montevideo.
    Pero la historia identifica el poblado original con Ana de Silva, establecida en una chacra junto al arroyo Toledo.
    La iniciativa de crear el poblado, con los servicios necesarios, fue de José Rovira, quien en 1874 donó los terrenos.
    En 1884 Federico Vidiella estableció en Toledo un cortijo que ganaría en las exposiciones del Prado 17 veces el premio de gran campeón Shorthorn y en 19 oportunidades el gran premio conjunto al grupo de tres mejores toros.
    En 1911 fue establecido en Toledo el Vivero Nacional, en 1926 se instaló el alumbrado público y en 1930 se inauguró el servicio de agua corriente.
    En 1996 tenía 3.487 habitantes.
    Hechos Relevantes: Ana de Silva, Construyó una capilla autorizada a funcionar como oratorio en 1809, en jurisdicción del curato de Las Piedras, que vivió en 1817 el choque entre tropas de Lecor y de Fructuoso Rivera.
    En la Guerra Grande Rivera reconstruyó su ejército en la capilla tras la derrota de 1842 en Arroyo Grande (Entre Ríos).
    Cortijo Vidiella: Se transformó en 1974 en residencia del comandante del Ejército.
    En las inmediaciones está el Batallón de Infantería 14, junto al que está el Centro de Instrucción de Paracaidistas.
    Cerca también se estableció la Escuela Militar, que desde 1970 esta en el edificio sede del Seminario Arquidiocesano.

    Fuente: La información sobre historia, arte, cultura y atractivos turísticos fueron estractadas de material bibliográfico de TODO URUGUAY (Publicación en CD de EL OBSERVADOR), obra declarada de Interés Cultural por el Ministerio de Educación y Cultura.

     



Director y Redactor Responsable: Javier Meneses Silva
Diseño Gráfico y de Web: Javier Meneses Silva
e-mail: tacuy1@hotmail.com
Celular: 099991103
CURRICULUM
URUGUAY
Año 2011